Beneficios de las huevas de pescado para la piel

Beneficios de las huevas de pescado para la piel

Te explicamos los beneficios de incluir en tu dieta las huevas de pescado. ¡Te sorprenderán!

En multitud de ocasiones recalcamos que las huevas de pescado son el alimento perfecto para dotar a tus recetas diarias de un toque diferencial gracias a su inigualable sabor, pero jamás debemos olvidarnos del enorme aporte nutricional que realizan al organismo para contribuir al correcto funcionamiento del mismo.

Más allá de ser considerado un manjar con el que impresionar en comidas y cenas familiares con cumpleaños o efemérides, los especialistas recomiendan incluir las huevas de pescado en nuestra dieta. 

Su versatilidad para adaptarse a una infinidad de platos facilita su ingesta, en especial en niños, los cuales se encuentran ante una divertida y original manera de consumir un alimento muy necesario en el crecimiento de los más pequeños del hogar. Carnes, pescados, ensaladas… no existe una familia alimenticia con la que no logre congeniar.

Ventajas de comer huevas de pescado para tu piel y tu pelo

Volviendo a sus destacables beneficios, cabe resaltar que se producen tanto a nivel externo como interno, ya que el amplio espectro de beneficios afecta a los órganos internos y al más grande del cuerpo: la piel.

En una época en la que los nocivos efectos de la radiación solar son cada vez más latentes, el cuidado del  tejido cutáneo se hace cada vez más necesario, no solo a través de foto protectores, si no también de la mano de una buena alimentación. 

Por otra parte, al tratarse de un órgano tan expuesto, es también uno de los que más acusa el paso de los años, ejemplificando el deterioro en forma de arrugas, manchas en la piel y otros fenómenos que pueden ser aliviados gracias a los nutrientes que aportan las huevas naturales de pescado.

Precisamente gracias a su rico contenido en Omega 3, retrasan los signos del envejecimiento y nos permiten mantener la piel tersa con el paso de los años, provocando así un efecto de antienvejecimiento de la piel. Este fenómeno es llamado slow-aging que no anti-aging, ya que no podemos frenar el paso del tiempo, solo llevarlo de la mejor forma posible.

Son varios los estudios científicos a los que han sido sometidas para terminar concluyendo que estimulan a las células grasas para que produzcan adiponectina, una molécula que ayuda a la cicatrización de las heridas a la par que reduce la inflamación de la piel. Otro de los estudios llegó a la conclusión de que las voluntarias mostraban una piel con menos arrugas y líneas de expresión y en definitiva mucho más hidratada.

No es el único beneficio del Omega-3, un componente que también mejora la salud cerebral y la mental, evitando el deterioro del cerebro y previniendo así de enfermedades como el Alzheimer, y luchando a la vez contra un problema mental cada vez más presente en nuestra sociedad como es la depresión.

LAS HUEVAS DE PESCADO MANTIENEN ALEJADAS A LAS ENFERMEDADES

En última instancia, en lo que al cuidado del tejido cutáneo se refiere, ayuda a la generación del colágeno. Hablamos de una molécula proteica que repercute en la formación de fibras colágenas, y que está presente en los huesos, los cartílagos, las articulaciones y los órganos. Su elevada presencia se traduce en que el colágeno constituye más de un 25% de las proteínas totales del organismo.

Por otro lado, comer huevas de pescado también reporta otro tipo de Omega, el 6, que es importante para el metabolismo ya que sirve para regular la producción de energía. Antiguamente se creía que los valores de los distintos Omegas consumidos debían de ser equitativos, pero hoy en día ya sabemos que no es así y que el Omega 6 actúa como un canalizador que favorece la absorción de otros tantos nutrientes que son beneficiosos para nuestra salud.

Presentan además otro compuesto que también interviene en el metabolismo, los oligoelementos. Estos son en su mayoría metales y favorecen el correcto funcionamiento de las células. Los oligoelementos más famosos son el cromo, el yodo, el cobre, el hierro, el cobalto, el selenio, el zinc, el magnesio, el manganeso y el germanio, y cada uno tiene una función específica.

El cobre estimula el sistema inmunitario, el hierro es bueno para los pulmones y el manganeso es bueno para fortalecer los huesos y previene las caries. Es cierto que son muchos oligoelementos, pero cada uno tiene una cantidad requerida inferior a los 100 mg.

Sabor y nutrición concentrados en unas tan diminutas como deliciosas huevas de pescado que cuenta con unos atractivos muy variados e interesantes. 

Así que ya sabes, come huevas naturales de pescado Spherika.

Porque la vida está para celebrarla y porque Spherika te da las herramientas necesarias para hacerlo.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
Abrir chat