Beneficios y usos de las Perlas de Aceite de Oliva

Beneficios y usos de las Perlas de Aceite de Oliva

El aceite de oliva es el ingrediente clave para cocinar de manera saludable

Las perlas de aceite de oliva son un ingrediente que aporta un sabor diferencial y que puede aparecer en multitud de recetas como son las ensaladas, la pasta, la carne, el pescado y en diversas cremas, entre otros. El aceite de oliva virgen extra es encapsulado en esferas que, al romperse, liberan su contenido y llenarán de sabor tus comidas de una forma innovadora y original.

Cocinar con perlas de aceite de oliva es hacerlo con una joya gastronómica (no en vano se le llama oro líquido), que cuenta con unos valores nutricionales únicos. Es una de las fuentes de grasa más saludables que existen, y su alta cantidad de antioxidantes y polifenoles naturales reportan una gran cantidad y variedad de beneficios.

Beneficios de las Perlas de Aceite de Oliva Virgen Extra

Los antioxidantes ayudan a reducir dolores asociados a las articulaciones y a los músculos. Respecto a los polifenoles, varios estudios indican que su consumo se traduce en una reducción de la inflamación y del estrés oxidativo, que perjudica a las células de nuestro organismo. También ayuda a mantener un peso saludable (esto se debe a que reduce el riesgo de padecer diabetes de tipo 2, entre otros motivos) y protege contra toda clase de enfermedades.

Por si fuera poco, las enfermedades y los deterioros a los que ayuda a mantener alejados son aquellos que atacan a nuestros órganos más vitales. Hablamos de la protección del cerebro ante el deterioro cognitivo, protegiendo de esta manera nuestra memoria y nuestra capacidad de aprendizaje, e incluso existen investigaciones que defienden su efecto diferencial para mantener alejado al Alzheimer.

Sus propiedades anti cancerígenas también merecen ser subrayadas pues entre otras, ayuda a prevenir el cáncer de mama a la par que refuerza el sistema inmunológico al repeler las bacterias y los virus malignos.

Otras de las propiedades que presentan las esferas de aceite de oliva extra es la de, gracias a sus efectos diuréticos, ayudar a la función digestiva. El AOVE nos protege de enfermedades gastrointestinales y evita la molesta sensación que genera la acidez en el estómago. 

Además, las esferas de aceite de oliva virgen extra aportan hidratación a la piel y generan un efecto protector y tónico en todo el tejido cutáneo, mientras que en el cabello provoca efectos reparadores. Por debajo de la piel, los huesos también son influenciados de forma positiva gracias a la aportación de los nutrientes que esta sustancia ofrece. Junto con el consumo de productos lácteos, evitarás sufrir un déficit de calcio gracias a que favorece la absorción de las vitaminas D y K.

Usos de las esferas de aceite de oliva virgen extra Spherika

Una vez repasados los principales beneficios para la salud de las perlas de aceite de oliva, queda claro que son indispensables en una cocina saludable. Por supuesto, su impresionante textura y su inigualable sabor están a la altura de sus propiedades. 

En primer lugar, es imprescindible recalcar que las esferificaciones dan lugar a más combinaciones que el aceite de oliva en estado líquido. Esto se debe a que, al ser sólidas, se pueden usar para crear tapas, montados y canapés sin riesgo a que se derrame o se escurra por las manos de los comensales y evitar así que estas se sientan pringosas. 

Las bolitas de aceite de oliva de Spherika son unas perlas de sabores de color amarillo verdoso translúcido, que cuentan con el agradable a la vez que intenso sabor que caracteriza al aceite de oliva virgen extra de la variedad Picual.

En estas esferificaciones, se pueden percibir unas notas herbáceas y un ligero retrogusto amargo y picante, dotando al producto de una gran personalidad. Su gran versatilidad rienda suelta a tu imaginación, pero si no sabes por dónde empezar siempre puedes consultar nuestra sección de recetas.

Allí encontrarás estas perlas presentes en una exquisita vichyssoise cuya preparación la realizarás en 7 sencillos pasos. En primer lugar, debes pelar las patatas y cortarlas en dados grandes, para a continuación retirar la parte verde de los puerros, lavarlos y cortarlos en rodajas. Después, derretimos la mantequilla en una cazuela y freímos las patatas y los puerros durante 10 minutos a fuego lento, removiendo.

Añadimos el caldo de pollo, lo mezclamos y cocemos a fuego lento durante 25 minutos. Finalmente, lo trituramos todo y añadimos la nata. Por último, serviremos frío o caliente, según el gusto, y tras servirlo en cuencos individuales coronaremos con una cucharadita de perlas de Aceite de Oliva Virgen Extra.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
Abrir chat