Huevas de pescado, fuente de omega 3

Huevas de pescado, fuente de omega 3

Beneficios del ácido graso Omega 3

Las huevas de pescado son un alimento que destaca tanto por su inigualable sabor, como por sus propiedades nutritivas. Son, sin ningún lugar a dudas, el complemento ideal para todas las comidas, pues gracias a nuestro amplio espectro de productos y de sabores, siempre encontrarás uno que combine a la perfección con tu preparación culinaria.

En lo que a su valor nutricional respecta, ayuda al correcto funcionamiento de nuestro organismo, aportándonos proteínas, calcio y hierro en unas proporciones óptimas para la ingesta semanal recomendada por los profesionales. Asimismo, su aporte en vitaminas sorprende por todas las que contiene, estando la A, la C, la D, la E y la B12, además de favorecer el correcto desarrollo del embrión y de beneficiar al tejido cutáneo, neutralizando los radicales libres culpables del envejecimiento de la piel y pudiendo incluso tener un efecto lifting de manera inmediata según la concentración que estas presenten.

Propiedades del ácido DHA

Pero si existe un nutriente más que presente en las huevas de pescado, ese es el Omega 3. Su ausencia se asocia a enfermedades cardiovasculares, hipertensión, depresión, diabetes, falta de desarrollo en los sistemas nervioso y reproductivo, así como a trastornos inflamatorios, como la enfermedad de Crohn.

Esto se debe a los elevados niveles que aporta de EPA y DHA, que son las siglas en inglés de ácido eicosapentaenoico y de ácido docosahexaenoico, respectivamente. Su dosis diaria debe oscilar entre los 500 y los 1.000 miligramos. Estos ácidos contribuyen al correcto funcionamiento del corazón, regulan la presión sanguínea, contribuyen a la regeneración celular (y por ende, al funcionamiento del sistema inmunológico) y mejoran la calidad del esperma.

Ahondando en los beneficios concretos del DHA, se ha demostrado que mejora el desempeño en la lectura y en el comportamiento de niños con TDAH. Este valor se encuentra en el cerebro en un 30% y está directamente relacionado con la memoria y la neuroprotección. También fomenta un correcto desarrollo cerebral en el feto y en el niño lactante, y ayuda a proteger la capacidad cerebral de los ancianos.

Beneficios del ácido graso Omega 3

Pero el omega 3, ¿para qué sirve? Pues además del ya mencionado funcionamiento cerebral, también repercute en la visión. Asimismo, todos los ácidos grasos omega 3 reducen el colesterol malo o LDL y tienen un efecto antiinflamatorio gracias a que son grasas poliinsaturadas. Esto es, por tanto, beneficioso para la prevención de diferentes enfermedades y para un adecuado rendimiento físico. Además, por sus propiedades anticoagulantes, hace la circulación de la sangre mucho más fluida y evita de esta manera que se formen coágulos y trombos en las venas.

Otro de los beneficios del Omega 3 es, de acuerdo con el profesor Ángel Gil, el de mejorar la función pulmonar y reducir el asma. Así, su consumo mejora la sintomatología de aquellos niños que padecen de asma bronquial y ayuda a reducir los síntomas del asma alérgica de carácter leve a moderado. No es la única enfermedad a la que ayuda a combatir, pues también contribuye a prevenir diferentes tipos de cánceres, concretamente el de próstata, el de colon y el de mama, de acuerdo con el estudio realizado por el Dr Francisco G. Muriana, Científico Titular del Instituto de la Grasa (CSIC), en Sevilla.

Por si fuera poco, entre sus propiedades merece la pena destacar sus efectos anti inflamatorios y autoinmunes, que además de ayudar a tratar según qué enfermedades, ayuda a frenar el envejecimiento. Los ácidos grasos omega 3 ejercen efectos en el estado nutricional, la cognición, la salud ósea, el tono muscular y el estado de salud general. Según varios estudios, su ingesta en las proporciones adecuadas, permite llegar a prolongar la salud y la esperanza de vida del ser humano entre 2 y 6 años.

Algunas de las mejores opciones para consumir pescado con Omega 3 son: el salmón, la sardina, la caballa del Atlántico, el bacalao, el arenque, la trucha de lago y el atún enlatado en agua. Por lo que nuestras huevas de salmón son las que poseen un mayor aporte nutricional, y con su consumo nos evitaremos tener que implementar en nuestra rutina su ingesta a través de suplementos recetados.

Además, su consumo es recomendable en mujeres embarazadas y niños. Recordamos aquí que nuestras huevas de salmón pueden ser ingeridas por los más pequeños del hogar a partir de los 9 meses de vida gracias a su suave textura y a su fina membrana, que explotará fácilmente en su boca para llenársela de sabor.

En definitiva, nuestras huevas de pescado son un gran aliado para tu salud y para todos los miembros de tu casa, gracias a todos sus valores nutricionales, pero en concreto por el Omega 3, que repercute de una manera tan positiva tanto en el correcto funcionamiento del organismo como en la prevención de futuras enfermedades.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00
Abrir chat